viernes, 8 de agosto de 2008

Me avergüenzo terriblemente, pero tengo que contarlo

EL TORO DE LA VEGA

A pesar del daño que me hace éste tema, las imágenes, y saber que ésta atrocidad se comete en mi país, siento la obligación moral cada año de volverlo a contar, con la esperanza de que algún día, entre todos los que tenemos un dedo de frente y creemos que los animales se merecen tanto respeto como las personas, consigamos acabar con tanta crueldad.


EL ESPECTÁCLUO

En la segunda semana de septiembre en Tordesillas rinden honores a la Virgen de la Peña, y para celebrarlo matan un toro a lanzazos y le arrancan los testículos. La Virgen debe sentirse muy honrada con esta ofrenda, porque se la repiten cada año desde hace varios siglos. El espectáculo está "regulado" por el Ayuntamiento de Tordesillas, es decir, está prohibido matarlo antes de tiempo y usar vehículos con motor.
Se obliga a este animal a correr para cruzar el puente, mientras le clavan lanzas, y cuando llega a la vega del otro lado del río, ya se le pueden dar lanzazos mortales; antes, sólo lanzazos para herirlo y/o atravesarlo. Cuando cae, el autor del teoríco ataque mortal, tiene derecho a cortarle los testículos y, aunque ya no está bien visto (¿?), a pasearlos clavados en la punta de su lanza. Como premio, el Ayuntamiento le da una insignia de oro y una lanza de hierro forjado.
Es muy difícil imaginar qué tipo de intelecto humano, enfermo y retorcido, puede disfrutar con esta práctica, casi psicópata donde las haya. Es más difícil aún poner todo este paquete sádico debajo de la alfombra de la cultura. ¿A dónde vamos en este país con estas tradiciones miserables? Imagínate entre ese gentío vociferante, ante un animal sangrando lleno de heridas, acribillado, mugiendo de dolor y de espanto. Haz algo por él.
"Una muchedumbre de bárbaros, armados con lanzas medievales terminadas en afiladas hojas de 33 centímetros de longitud, persiguen a un toro por el campo, hundiendo las terribles lanzas en cualquier parte del cuerpo del animal, que muere después de un cruel martirio y un sufrimiento terrible". (ANPBA)
Rodanero, Toro de la Vega 2004
CÓMO LO DEFINEN "ELLOS"
"Las fiestas mayores de Tordesillas se celebran la segunda semana de Septiembre. Se hacen en honor a Nuestra Señora la Virgen de la Peña [...] El día más grande es el Martes, cuando se corre el famoso "Toro de la Vega". Este tradicional, famoso y único en el mundo espectáculo taurino viene celebrándose desde hace siglos. El Toro de la Vega es, además, la pervivencia de uno de los rituales taurinos más antiguos y únicos de España: El Alanceamiento del Toro [...]. Para ello se pone mucho cuidado en escoger un buen ejemplar, de por lo menos 500 kilos de peso y varios años de edad que además haya procreado, y desde luego, tenga estampa.
"[...] Atravesando el puente, el toro se enfrenta a su suerte. Al otro lado le esperan caballistas y peones provistos de lanzas que no pararán hasta matarle a través de un espacio acotado de la amplia vega que se extiende al otro lado del río. Este Torneo se rige actualmente por unas normas establecidas por el Ayuntamiento de Tordesillas, que básicamente consisten en la prohibición de intentar abatir el toro hasta que no llega a una zona delimitada a tal efecto y la total prohibición del uso de cualquier vehículo a motor en la zona del Torneo.
"El afortunado que haya conseguido darle al lanzazo mortal tiene el derecho de arrancar los testículos al toro y mostrarlos orgulloso en el extremo de su pica. (Desde hace varios años, esto último no se permite, aunque algunos bestias lo intenten). El Ayuntamiento otorga al ganador una insignia de oro y le obsequia con una lanza de hierro forjado.
ESTO ES CULTURA ESPAÑOLA

"El Toro de la Vega"
por Álvaro Múnera Builes
Tordesillas es un pueblo español a orillas del río Duero en la provincia de Valladolid, conocido históricamente por el famoso tratado que lleva su nombre firmado en 1494, en donde se repartieron el dominio territorial del nuevo mundo españoles y portugueses. Pero hoy es uno de los sitios internacionalmente más detestados del orbe, y con justa razón.

Toro de la Vega del año 2000 durante una parte del recorrido, antes de morir.Se observa claramente una lanza clavada a la derecha, y otra a la izquierda que le atraviesa el cuerpo de parte a parte.(A menudo cuando está malherido se le clavan dardos y se le sacan los ojos)
Resulta que el gigantesco menú de atrocidades que en España se cometen contra los animales, y que van desde tirar cabras vivas desde los campanarios de las iglesias, amarrar un pato por las patas de orilla a orilla en un río, para que un energúmeno desde una canoa lo mate colgándose de su pescuezo, la cacería, las corridas de toros, de a pie y de a caballo, con toda su brutalidad representada en la pica, las banderillas, los rejones, las farpas y los estoques, prenderle fuego a unas antorchas amarradas en los cuernos de un toro, el otro toro que es bombardeado con dardos para luego ser rematado a tiros, hasta los perros galgo de carreras y caza que después de no poder generarles utilidades a sus "amos" son ahorcados desde un árbol, hacen de la madre patria el campeón mundial de la barbarie humana contra los animales, seguida muy de cerca por algunos de sus países conquistados y otros asiáticos.
Pero hay una modalidad de tortura y muerte disfrazada de espectáculo y tradición que llama mi atención y está fuera de concurso en salvajismo y brutalidad, se llama "El Toro de la Vega" y se hace en Tordesillas en el mes de septiembre en honor a la Virgen de la Peña, ¡Qué pesar de la Virgen! Confieso amable lector que me resulta muy complicado encontrar las palabras adecuadas para describir en qué consiste semejante irracionalidad, prefiero que lo descubra usted mismo para que sienta lo mismo que yo, se llene de rabia, impotencia y no sé cuantos sentimientos más. Solo me limitaré a decir que en ese pueblo, el martes de la segunda semana de septiembre, un toro es salvajemente masacrado de la manera más despreciable, coloque en cualquier buscador de internet la frase "toro de la vega", y prepárese para navegar por la máxima expresión de la decadencia humana, ármese de valor para poder ver esas tauromaquiavélicas imágenes, y luego en el mismo buscador ponga la palabra "tordesillas" visite las páginas web de esa localidad y desahóguese en sus foros, no se preocupe que no será el único.
Y por último escríbame a
amunera70@hotmail.com contándome si le fue tan mal como a mí en esa tenebrosa aventura.
Ay Terciopelo, el toro que mató al "Pilarico" y le dio vida a Álvaro Múnera Builes, no sabes cuánto agradezco tu cogida, me sacaste de ser uno más del clan "Toro de la Vega" a pesar de ser consciente que así trabaje hasta el último día de mi vida defendiendo el derecho de los animales a no ser torturados, jamás terminaré de pagar el mal que les hice. Una recomendación si viaja a España y ve un letrero que diga "Bienvenido a Tordesillas", siga de largo, si hay gente capaz de semejante atrocidad, debe tratarse de una sucursal del infierno.

2 comentarios:

Alatriste dijo...

Lamentable hasta decir basta. Me alegro de ser el primero en firmar dándote mi apoyo.
Es increíble que en un país que se presupone civilizado, todavía ocurran cosas como ésta. Y lo más indigante es que se haga en nombre de la cultura.
Nuestro gobierno tan social, tan dialogante y tan amante del buen rollito, podría poner manos a la obra y parar la barbarie.
Pero bueno, imagino que estarán minimizando los efectos de la crisis para que todos vivamos mejor.
¡Ah, que eso tampoco!, pues entonces no lo entiendo.
En fin, políticos de todos los coloeres y bárbaros diversos, ojalá un viento huracanado os lleve bien lejos y nos dejéis en paz de una maldita vez.
Siento tener que leer esto en tus bosques, pero haces bien, amiga, pues el denunciar nos evita ser cómplices. Al menos, no en nuestro nombre.
Espectáculo taurino dicen. Es de vergüenza.
Un beso muy fuerte.

Regina dijo...

Tienes todo mi apoyo.

Una salvajada...


Un beso